Terminamos el 2013 con más deporte

Terminamos el 2013 con más deporte

Share it!Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Share on LinkedInEmail to someone
This entry is only available in Spanish · This entry is only available in Spanish ·

“En Navidades, los consultores de Optimissa no descansan. Miquel Alonso es un ejemplo de una persona dinámica que es capaz de superarse cada día. Os dejamos una breve reseña de sus impresiones de las últimas competiciones en las que ha participado”

Cursa RACC 2013 – 10km – 2013/12/15

Otra mañana de domingo de carrera running de 10km, pero esta carrera tiene una peculiaridad, el recorrido no es urbano ni a través de naturaleza ni mixto, ¡el recorrido es un circuito de Fórmula 1 de Barcelona!

Se levanta el sol y comienza a calentar, se corre bien en manga corta y gafas de sol. Nada más salir pierdo a todos los acompañantes, unos por delante otros por detrás. Curvas, rectas y subidas, nada que ver con ver el circuito sentado en el sofá de casa con los monoplazas a 250km/h. La primera vuelta a punto de terminar; no controlo tiempos para no pensar en la rodilla, aunque empiezo a sentir un ligero malestar. Salimos del circuito, túnel bajo la recta de meta, rotonda exterior del recinto, carretera estrecha y subida muy empinada de tierra para reincorporarnos al circuito de F1. Demasiado dura la subida, pero aún queda media carrera y hay que guardar fuerzas, así que reduzco marcha y subo los aproximadamente 10 metros de la rampa caminando. Pulsaciones bien, cansancio bien, fuerza mental bien, rodilla no aumenta el dolor, OK para continuar. Vuelta al circuito. Sube la adrenalina, aumentamos el ritmo, miro tiempo, buff no va a ser mi mejor carrera…

Me encuentro con una amiga en mitad de la cursa, hablamos, corremos juntos unos 2 kilómetros hasta que nos volvemos a separar. Queda poco para el final. Bajada hacia la línea de meta, varias curvas, rodilla bien, así que acelero y a adelantar a gente (¡me encanta esa sensación!).

Entro en meta tan rápido como me permite el cuerpo como un fórmula 1 en zapatillas. 56minutos; mala marca personal pero me siento muy bien, la rodilla ha aguantado y ahora sé que puedo volver a la marcha para la siguiente carrera; volver a luchar por batir marca y disfrutar al máximo.

Copa Nadal 2013 – Puerto de Barcelona – 2013/12/25

25 de diciembre, 10h de la mañana, 14grados, puerto de Barcelona. Mientras la mayoría de la gente está en casa calentito preparando la comida del día de Navidad, o de camino a la casa de algún familiar, ahí estoy yo junto a otras 363 personas esperando en bañador corto a cruzar nadando el puerto de Barcelona, desde el Maremagnum hasta Colón, 200metros. Es una tradición de hace 104 años que organiza el Club Natació Barcelona siempre el día de Navidad. Lo veía cada año por la televisión y por fin me he decidido a hacerlo.

Dan la señal de salida y nos vamos tirando al agua, unos de cabeza, yo de pié por consejo de un veterano en esto, pues con lo fría que está el agua te puedes hacer daño. Niveles de adrenalina a tope, me lanzo al agua; el cuerpo se sumerge unos metros, no muchos; se nota la temperatura gélida del agua. No es una gran distancia, sólo 200metros, pero la temperatura del agua y del aire provocan que el cansancio llegue mucho antes; los músculos se agarrotan ligeramente, la sangre se va de brazos y piernas para mantener la temperatura del cuerpo haciendo que no llegue tanto oxígeno a los músculos de las extremidades y el cansancio te alcanza rápidamente. Desde el primer momento no he parado de nadar intentando mantener el ritmo, pero voy notando un agotamiento progresivo. Levanto la cabeza y veo la llegada lejos, muy lejos, con lo que he nadado ya debería estar más cerca. Sigo nadando mientras pienso qué hacer, pues dudo de si podré mantener este ritmo hasta el final.

Se acerca la llegada; ahora sí que reúno todas las fuerzas que me quedan y voy a crol tan rápido como puedo, que no debe ser mucho. Por fin llega la meta; me aferro a la malla que toma el tiempo y restriego el chip de la muñeca derecha. Prueba finalizada. Un rato más en el agua sin nadar es agradable, disfrutando el momento, repasando mentalmente la carrera.. Voy a ir a los vestidores y me para un equipo de una televisión local para hacer una entrevista. No he llegado el primero pero por ser un evento tradicional de la ciudad entrevistan a cualquiera.

Cursa dels Nassos – 10km – 2013/12/31

31 de diciembre; se acaba el 2013; que mejor manera de despedirlo que con una carrera popular de 10 km por la ciudad y al acabar, ir a casa a pasar la nochevieja cenando en familia y tomando las 12 uvas, sintiendo el cuerpo en forma después de la competición; un buen plan.

Aquí estamos a las 17.30h de la tarde, 11.500 personas listas para correr 10km por Barcelona, en una carrera casi simultánea con otras muchas como la más famosa y popular San Silvestre de Vallecas, con sus 40.000 participantes. Aquí en Barcelona por una cuestión de Royalties, no se llama San Silvestre si no Cursa dels Nassos (carrera de las narices). Toma este nombre por una tradición popular catalana del hombre de las narices, que tiene tantas narices como días le quedan al año y, al ser hoy 31 de diciembre, pues no hay manera de distinguirlo de una persona normal.

Dan la salida; gritos y aplausos, música por los altavoces; aún queda algo de sol, no hace mucho frío y nos ponemos en marcha poco a poco ya que hay mucha gente y todavía no se puede correr. Enseguida llegamos a la calle que discurre paralela a la playa; se nota el aire salado, junto con el suave frío hace agradable correr. Ya he cogido el ritmo de 5minutos 10 segundos por kilómetro; voy a intentar mantenerlo. Vuelvo al ritmo de 5’10” sin intentar recuperar ya que no me siento en la mejor forma. Reservaré las fuerzas par el último kilómetro. Se acerca el hito kilométrico de los 9km; me voy preparando psicológicamente para aumentar el ritmo; lo haré progresivamente para entrar en meta con zancadas largas tan rápido como me permita el cuerpo. Cansancio bien, no es excesivo, pulsaciones 171; todavía tengo margen para acelerar. Ya veo los 9km y lentamente empiezo a aumentar la velocidad.. Sigo corriendo, adelantando a gente; he de esquivarlos, no puedo correr en línea recta. Uno más veloz que yo me adelanta ¿de dónde sale? Y cruzo la línea de meta tan rápido como me permiten las fuerzas que me quedan. Paro el cronómetro que llevo en el reloj en 51minutos 48 segundos 54 centésimas; estoy contento. Empiezo a caminar mientras sigo respirando hondo y fuerte. No es mi mejor marca pero se acerca y es la primera carrera donde no me ha molestado nada la rodilla, que últimamente me daba la lata. Así que sé a partir de ahora sólo queda seguir mejorando y entrenar al máximo otra vez para la próxima carrera, bajar de los 50 minutos y salir así del cajón superior.

Feliz año 2014 y despedirlo corriendo, vale la pena!

Use of cookies

This site uses cookies for you to have the best user experience. By continuing to browse this website you accept their use and agree to our cookies policy. Learn more about our cookies, following this link

ACEPTAR